COMO CUIDAR EL CEPILLO DE DIENTES EN ÉPOCA DE EPIDEMIA POR COVID-19

1* Desde el principio de la epidemia por el coronavirus, todas las autoridades vienen insistiendo en la gran importancia que tiene un correcto y frecuente lavado de manos. Si no tenemos cuidado, los virus presentes en nuestras manos pueden penetrar en nuestra mucosa oral, ocular o nasal al tocarnos sin querer. Es fundamental, antes de tocar nuestro cepillo de dientes (que va a ir a la boca) lavarnos concienzudamente las manos con agua y jabón.

2* Una vez finalizado el cepillado, es necesario proceder a su correcto lavado con agua abundante para retirar los restos de pasta dentífrica y de residuos alimenticios. No olvidemos que el cepillo puede ser una fuente de bacterias, virus y hongos por lo que hay debemos mantenerlo siempre limpio.

3* Tenemos que extremar las medidas mientras dure la epidemia. Hay que tener en cuenta que un porcentaje importante de la población es portadora del coronavirus sin saberlo. Son los llamados asintomáticos porque no presentan ningún signo clínico. El coronavirus está presente en la saliva. Por ello, se recomienda desinfectar el cabezal del cepillo después de cada uso. Puede utilizar una solución de povidona iodada diluida al 0.2%. Aquellas personas que sean alérgicas al iodo no deben utilizar este producto desinfectante. Una buena alternativa es usar agua oxigenada diluida al 1%. Para la desinfección, sumergir el cabezal del cepillo en la solución y dejarlo 1 minuto.

4* La humedad en el cepillo favorece el crecimiento de bacterias y de hongos. Por eso, después de usarlo es conveniente secarlo bien. Sujetando el cepillo por el mango, se le va dando vueltas a derecha e izquierda al objeto de expulsar el máximo de agua que haya quedado en el cepillo. Una vez sacudido, el cepillo debe colocarse con el cabezal hacía arriba para que los restos de humedad se escurran hacía el mango y no al revés.

5* No conviene nunca dejar el cepillo al aire, en el cuarto de baño, a proximidad del lavabo o del sanitario. Las bacterias y virus, cada vez que descargamos el sanitario o nos lavamos las manos, se quedan en el ambiente y se depositan en los cepillos de dientes. Por eso, lo ideal es no tener los cepillos a la vista, sino guardados en un armario. En cualquier caso, siempre deben estar alejados al menos 1 metro del sanitario y del lavabo.

6* Un error que cometemos muy a menudo es almacenar varios cepillos en un mismo recipiente o vaso. Eso permite que los cabezales se rocen y se puedan transmitir bacterias, virus y hongos, de un cepillo a otro. Por eso, se recomienda que el almacenamiento se realice a nivel individual, para evitar que se toque un cepillo con otro.

7* Una vez finalizado todo el proceso, tenemos que volver a lavarnos las manos cuidadosamente al haber estado manipulando el cepillo de dientes que puede contener coronavirus. Recordamos que este lavado con agua y jabón debe durar al menos 40 segundos.